5 sept. 2013

Un acto egocéntrico para que los demás lo disfruten




La creación artística es un acto egocéntrico, desapegado de cualquier vínculo con los otros. Es profundamente solitario.
Así pues en una obra  hay dos fases contrapuestas: la egocéntrica  (la creación) y la excéntrica (la exposición). Esta última es indispensable para que algo sea arte pues si no se enseña la obra no existe.
Lo primero sin lo segundo  es como el onanismo, satisface, si, pero no tiene ninguna consecuencia para los demás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario